Publicaciones

Un mioma uterino es un tumor benigno y no canceroso que crece en el tejido muscular del útero o miometrio en las mujeres. Normalmente y dependiendo de la cantidad y el tamaño, producirá dificultad para lograr el embarazo.

 

Seis cosas que debes saber sobre los miomas

 

1 - ¿Qué es un mioma uterino y por qué se produce?

Un mioma uterino es un tumor benigno y no canceroso que crece en el tejido muscular del útero o miometrio en las mujeres. Su nombre real es Leiomioma Uterino, ya que proceden de tejido muscular liso del miometrio.

Los miomas uterinos son el tipo más común de tumor benigno en las mujeres en edad reproductiva y en muchos casos pueden causar la infertilidad. Este problema afecta con más frecuencia a mujeres que padecen obesidad, sufren hipertensión, o poseen antecedentes familiares de la patología.

Estos fibromas surgen en el tejido muscular del útero de la población femenina y aunque las causas de la formación se desconocen, los miomas sufren un considerable impacto por parte de las hormonas femeninas, dado que estimulan su crecimiento.

Se clasifican generalmente en función de su localización:

  • Submucosos: se ubican en el endometrio y haciendo relieve en la cavidad uterina.
  • Intramurales: se ubican en el miometrio, sin alterar otra capa del útero.
  • Subserosos: se ubican fuera de miometrio, hacia el exterior uterino.

 

2 - ¿Cuáles son los síntomas del mioma uterino?

A pesar de que el 30 por ciento de las mujeres no presenta ningún síntoma, muchas mujeres que los padecen sufren efectos que provocan un impacto negativo en su vida sexual, social y familiar.

Los principales síntomas de los miomas uterinos son:

  • Sangrado menstrual excesivo.
  • Hinchazón y dolor de abdomen.
  • Aumento de peso.
  • Complicaciones en el embarazo y en el parto.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia.
  • Periodos menstruales más largos.
     

3 - ¿Qué tratamientos existen para los miomas uterinos?

El tratamiento de los miomas depende de la edad de la paciente, de que la paciente desee tener hijos o no, del número, tamaño y localización de los miomas y de la sintomatología que se presente.

En general, la cirugía es la opción más empleada, tanto la miomectomía (extirpación de los fibromas sin afectar al útero), como la histerectomía (extirpación parcial o total del útero).

Algunos especialistas también aconsejan utilizar acetato de ulipristal (AUP), un modulador de progesterona, que controla el sangrado y el dolor en la mayoría de las pacientes.   Gracias a este tratamiento, el 67 por ciento de los tumores reducen su volumen hasta un 25 por ciento y, en consecuencia, cerca de la mitad de las afectadas evita la cirugía.

Si la paciente desea tener hijos y el mioma puede ser el causante de infertilidad, la mejor medida será el tratamiento mediante ultrasonidos focalizados de alta intensidad (HIFU) o la quirúrgica. Existen técnicas muy poco agresivas como la histeroscopia y la laparoscopia, que evitan heridas mayores y permiten una recuperación plena del útero.

 

4 - ¿Los miomas afectan la fertilidad y el embarazo?

Cuando los tumores causan síntomas importantes o son de elevado tamaño pueden interferir en la fertilidad o complicar un embarazo; en ese caso, es necesario extirparlos.

El riesgo de infertilidad depende del tamaño, del número y de la localización de los miomas. Para ello, la miomectomía sería la opción más válida para aquellas mujeres en edad reproductiva que quieran quedarse embarazadas.

El mioma aumenta su tamaño dependiendo directamente de los estrógenos, y dado que durante el embarazo predomina la progesterona, es probable que los fibromas estén en reposo hasta el parto.

En ese sentido, también pueden provocar abortos en el primer trimestre de gestación o partos prematuros, además de alterar la postura del bebé y su nacimiento.

 

5 - ¿Los miomas pueden ser cancerígenos?

Sólo un 0,5 por ciento de los miomas se convierten en tumores malignos en las mujeres (sarcomas). Los sarcomas son cánceres que se originan en los tejidos de los músculos, la grasa, los huesos y el tejido fibroso que forma los tendones.

Los miomas sangran abundantemente, tanto durante la menstruación como de manera irregular. Si estas hemorragias no se controlan pueden provocar anemias y otros problemas relacionados, por lo que es importante tratarlos lo antes posible. La posibilidad de ser malignos es evidente pero muy poco probable.

 

6 - Miomas uterinos y maternidad subrogada.

En los casos más severos de miomas uterinos la paciente sufrirá grandes dificultades para lograr el embarazo o para llevarlo a término.  Asimismo la extirpación parcial o total del útero (histerectomía) hará imposible un embarazo natural o por técnicas tradicionales de reproducción asistida.

En estos casos, las opciones para formar una familia y tener hijos, serán la adopción o la maternidad subrogada.

En la maternidad subrogada, el médico especialista en reproducción asistida podrá extraer óvulos de la paciente, y con ellos conformar embriones, los que serán transferidos en otra mujer.  De ese modo, se suplirá la incapacidad de gestar que sufre la paciente.

 

Siempre se puede!!

Saludos a todas!

 

Marcela Barrionuevo

Escritora

www.maternidadsubrogada.com.ar

 

 

Reciba novedades por email

Obtenga información, próximas publicaciones y novedades sobre Maternidad Subrogada.