Publicaciones

La Dra. Luisa Barón, médica psiquiatra especialista en reproducción asistida, realiza una interesantísima entrevista en Diario Perfil, donde expresa que ser gestado y nacer mediante alquiler de vientre no afecta la vida ni la salud del bebé recién nacido.  Un mito interesante que se aclara. Transcribimos aqui el artículo completo.

Nacer de un útero alquilado no afecta la vida de los chicos

Es la conclusión del primer estudio con parejas argentinas que tuvieron hijos en el exterior gracias a madres subrogantes. Qué pasa con las mujeres que “prestan” sus vientres.

Publicado en Diario Perfil

08/04/2012 | 00:27

 

Entre las nuevas formas de maternidad, la gestación por sustitución o alquiler de vientre es quizás la que despierta más polémica. En el país esta práctica no está permitida porque el actual Código Civil dice que madre es quien da a luz. Por eso, las parejas que eligen esta opción para ser padres deben viajar a los EE.UU. o Australia, donde el útero subrogado no está prohibido. Pero el anteproyecto de ley que presentaron la semana pasada el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, y la presidenta Cristina Kirchner, podría cambiar las cosas.

Una de las modificaciones, que se deberán debatir en el Congreso de la Nación, plantea admitir la gestación por sustitución siempre que “la gestante no haya recibido retribución” y exista la autorización de un juez. Esta nueva posibilidad abre el debate sobre las cuestiones éticas, legales y psicológicas que implican el alquiler de vientres. ¿Por qué una mujer decide prestar su útero? ¿Cómo crece un niño que nació gracias a esta práctica? ¿Qué hay que decirle?

Para contestar algunas de estas preguntas, PERFIL entrevistó a la médica psiquiatra y especialista en fertilidad Luisa Baron, directora de la Fundación para la Investigación Médico-Psicológica (Impsi), quien realizó el primer estudio local que indagó acerca de los aspectos emocionales de la maternidad subrogada. Para esto, durante dos años y medio Baron se entrevistó con seis parejas argentinas que realizaron el procedimiento fuera del país e intercambió mails con varias mujeres subrogantes.

“Primero hablé con los médicos para interiorizarme sobre las causas por las cuales las parejas debían recurrir al alquiler de vientre. La maternidad subrogada tiene un objetivo definido: ayudar a mujeres que no tienen útero por distintas causas”, explicó Baron.

Claves. Una de las conclusiones del trabajo es sobre la necesidad de que las parejas cuenten con apoyo psicológico, tanto al tomar la decisión de alquilar un vientre como durante la gestación de su hijo, y luego del nacimiento. “Ambos miembros deben estar de acuerdo, porque no es una cosa sencilla. No deben existir presiones entre ellos sino fortaleza para atravesar todo el camino”, sostuvo la experta.

En cuanto a la gestante, en los casos analizados se trató de mujeres que ya tenían hijos, por lo cual no existía confusión entre los propios y los que alojaban durante nueve meses en su útero para entregar a otros. Todas tenían la aprobación de sus maridos y en ningún caso hubo dificultad a la hora de dar el bebé. “Saben que es el hijo de otro. No les cuesta dejarlo; lo que más sienten es perder el contacto con la pareja que quiere un hijo, su amistad. La mujer que alquila su vientre no lo hace sólo por generosidad o por dinero. Son mujeres que fueron salvadas por su maternidad y por eso quieren salvar a otras”, analizó Baron.

También se indagó acerca de la relación entre la futura madre y la mujer subrogante, que en todos los casos fue definida como “buena”. Las entrevistadas refirieron sentimientos de gratitud durante el embarazo, y que estarían dispuestas a repetir la experiencia. Pero, ¿qué pasa con los niños nacidos por este método? “Esos chicos hoy tienen entre 1 y 3 años y su desarrollo es absolutamente normal, tanto en lo madurativo como en lo emocional y en la relación con sus padres”, aseguró Baron. “La estabilidad emocional que un niño necesita para su bienestar está más relacionada con la historia previa, la personalidad de sus padres y el afecto que les brindan que con la forma en la que fueron concebidos”, agregó.

Cambio. El anteproyecto de reforma del Código Civil plantea permitir la gestación por sustitución siempre que sea en forma altruista y que la gestante “no se haya sometido a este proceso más de dos veces”. Para la médica psiquiatra la ley no sólo es necesaria sino imprescindible, pero no está de acuerdo con que la gestación por sustitución sea sin compensación económica.
“Si se hace con la obligación de que sea gratuito, los contratos van a ser a espaldas. El altruismo en esto está descontado. Por más que despierte polémica, quienes prestan su vientre merecen una compensación económica por todo lo que van a atravesar en pos de una pareja”, opinó. La idea de que sea un juez quien autorice o no la práctica también genera controversia. “Es la sociedad en conjunto la que tiene que pensar en esto. Necesitamos una ley que permita, que cuide y que ampare”, concluyó.

 

ENTREVISTADA: DRA. LUISA BARÓN. Médica Psiquiatra.

FUENTE: DIARIO PERFIL (www.perfil.com)

PARA LEER EL ARTÍCULO ORIGINAL EN DIARIO PERFIL - CLICK AQUI.

 

Reciba novedades por email

Obtenga información, próximas publicaciones y novedades sobre Maternidad Subrogada.